//
estás leyendo...
Sociedad

MALVINAS

Fueron, son y serán nuestras.

El 2 de abril de 1982 nos despertamos con la noticia que el gobierno de facto cuyo presidente era el general Leopoldo Fortunato Galtieri había tomado las Islas Malvinas, por ese entonces me encontraba cursando segundo año del secundario, algo desorientados al principio con mis compañeros empezamos a preguntarnos de que se trataba y pedíamos información a nuestros profesores pero con poca suerte, no se hablaba mucho de los verdaderos motivos de la guerra, mantener una banda de militares genocidas que buscaban grandes acontecimientos para seguir vivos en el gobierno. Primero fue el mundial 78, mientras secuestraban y mataban a los que no pensaban como ellos y se manifestaban, en 1982 la guerra, donde enviaron al frente chicos de 18 años sin instrucción alguna, en su mayoría de provincias pobres para que se note menos. Recuerdo revistas aliadas a la dictadura, contándonos una guerra que no era, cargados de exitismo mentiroso mantenían al pueblo alejado de la verdad. Luego vino el programa de las “24 horas por Malvinas”, donde todos donamos algo importante, se juntaron millones, recuerdo a gente desprendiéndose de joyas en cámara y los soldados que entraron en combate volvieron con 20 kilos menos porque no les daban de comer, no tenían ropa, iban al frente con armas añejas que no funcionaban, todo esto fue callado por la prensa cómplice. En el colegio juntábamos con entusiasmo y vocación patriótica,  ropa de abrigo, alimentos no perecederos, chocolates, tiempo después nos enteramos que no les llegaba nada. También recuerdo que algunos soldados cuando retornaron del archipiélago acusaron al periodista de canal 7 por ese entonces ATC, Nicolás Kasanzew de venderles cigarrillos y comida. La estrategia de los trasnochados genocidas que nos llevaron a una guerra inútil, que se llevó la vida de 649 compatriotas en 74 días de conflicto armado, fue cargar de sentido patriótico la recuperación de las islas y así mimetizarlo  en una aprobación a la dictadura militar y de esa manera eternizarse en el poder  Una vez que se produjo la rendición el 10 de junio, comenzó el proceso de desmalvinización, a los combatientes los ocultaron, fueron ignorados por parte de la sociedad que al otro día retornó a sus actividades de forma normal. Muchos de los chicos regresaron con problemas psicológicos, incluso muchos de ellos llegaron al suicidio, todo eso se ocultó.  Los gobiernos ya en democracia tampoco los escucharon y mucho menos atendieron sus necesidades básicas, solo percibían una pensión mínima, hasta que el 18 de octubre de 2004 el ex presidente, Néstor Kirchner, firmó el decreto N° 1357 que otorgó a los veteranos de Malvinas un aumento que triplico sus ingresos. Por eso quizás ya no vemos en la calle ex combatientes reclamando.

A 29 años de los hechos no debemos claudicar en nuestro reclamo ante los organismos internacionales por la soberanía de las islas, que por derecho nos corresponden, este es el camino a seguir para que las muertes no hayan sido en vano. Honrar al veterano de guerra, porque las Malvinas fueron, son y serán argentinas, no queremos más colonias en el mundo, fuera Gran Bretaña del Atlántico Sur.

Juan Felpeto

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS INFORMACION ALTERNATIVA

Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 13 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: