//
estás leyendo...
Sociedad

Papel Prensa: el juez se declaró incompetente y giró las actuaciones a la Justicia de Capital

El juez federal de La Plata, Arnaldo Corazza, se declaró hoy incompetente para seguir actuando en la causa que investiga la transferencia de acciones de la empresa Papel Prensa, durante la última dictadura cívico militar, a los propietarios de los diarios Clarín, La Nación y La Razón.

Corazza hizo así lugar a un pedido del mes pasado que le hicieron los fiscales Marcelo Molina y Hernán Schapiro, cuando calificaron como “un crimen de lesa humanidad” el traspaso de las acciones que le pertenecían a David Graiver, y solicitaron que las actuaciones sean remitidas al juez federal, Daniel Rafecas.
El juez Corazza, entendió después de casi un año de investigación, que “los hechos de la causa sucedieron casi en su totalidad en la Capital Federal”, según dijo a Télam una fuente judicial.
“Las presuntas amenazas, presiones y diversas reuniones y asambleas que culminaron con el traspado accionario de la empresa sucedieron en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, sostuvo el juez al hacer lugar al requerimiento fiscal de enviar a la jurisdcción porteña el expediente de Papel Prensa.
Corazza agregó que “de acuerdo a lo dictaminado por los fiscales, estimo pertinente que sea el juez del lugar donde habrían ocurrido los hechos quien investigue, para así cumplir con las exigencias de economía procesal, celeridad e inmediatez que debe tener cualquier investigación”.
El 29 de abril pasado, la Unidad Fiscal Federal de La Plata, que interviniente en casos de terrorismo de Estado, calificó como “un crimen de lesa humanidad a los hechos que rodearon la transferencia de acciones de la empresa Papel Prensa entre 1976 y 1977” y pidió al juez Corazza que se declare incompetente en esa causa y la remita al fuero federal porteño.
Los fiscales Rodolfo Molina y Hernán Schapiro destacaron que “las pruebas revelan que los hechos denunciados podrían ser parte de acciones persecutorias e impregnadas por espurios intereses económicos”.
Las transferencias de acciones, explicaron los fiscales, “fueron promovidas por las máximas autoridades del Estado nacional con la presunta colusión (pacto entre dos personas u organizaciones para perjudicar a un tercero) de los representantes y/o propietarios de Clarín, La Nación y La Razón”.
El cuerpo principal del expediente que se tramita en La Plata cuenta con unas 1.800 fojas, en nueve cuerpos, sumado a sus veinte anexos y cinco efectos (libros, CD´s), que totalizan sesenta cuerpos más (12 mil fojas).
En el dictamen, los fiscales destacaron que el contexto de la dictadura “resultó propicio para la comisión de delitos de índole económico con la intervención de civiles”, hechos que iban “desde la apropiación de bienes de desaparecidos hasta grandes operaciones que significaron una enorme modificación regresiva de la estructura social argentina”.
“Es este el contexto en el que se debe leer la narración de las circunstancias de la causa”, argumentaron.
Sostuvieron que “la presunta transferencia compulsiva de las acciones de Papel Prensa S.A., de la que eran propietarios algunos de los integrantes del denominado `Grupo Graiver` a las empresas La Nación, Arte Gráfico Editorial Argentino (AGEA) y La Razón habría consistido en un conjunto de acciones pergeñadas y ejecutadas en su casi totalidad en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con la directa intervención de la junta militar y la participación de los civiles denunciados”.
“Todo en un marco de persecución desatada contra los miembros del grupo, por motivos políticos, económicos y religiosos, lo que constituye un delito de lesa humanidad”, según entendieron los fiscales.
Esto, según Schapiro y Molina, “permite inferir que para la época de la transferencia presuntamente compulsiva de las acciones, ya habrían existido actos persecutorios contra el Grupo, fundados en motivos políticos, además de los económicos y raciales, que tenían por finalidad lograr su desaparición de la escena nacional”.
En su dictamen resaltaron que en este caso “la persecución se materializó, en los secuestros y torturas sufridos por los integrantes del Grupo y el homicidio de Jorge Rubinstein, así como también por su sometimiento al inconstitucional Consejo de Guerra Especial Estable N 2” en el que fueron condenados por “ayuda económica para finalidades ideológicas ilícitas”.

fuente: Télam
fotos: Califloyd

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS INFORMACION ALTERNATIVA

Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 13 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: